Noticias de la eurocopa 2012

Polonia-Portugal y Gales-Bélgica, en los cuartos más “débiles”

David Martinez

El combinado luso superó a Croacia en la prórroga con un gol de Quaresma (0-1). Gales venció a Irlanda del Norte (1-0). Polonia pasó por penaltis (1-1). Y Bélgica abusó de Hungría (4-0).

cuartos Portugal ya está en cuartos (FOTO: marca.com)

El paso del tiempo borrará de la memoria de los aficionados la sorprendente distribución de las selecciones en los cruces directos y únicamente recordará a la campeona de Europa. Pero el día a día nos permite reflexionar sobre ese caprichoso destino que ha mandado a la misma parte del cuadro a Francia, Italia, España, Alemania e Inglaterra, donde se concentran la mayoría de los mejores futbolistas de Europa, y, por consiguiente, ha permitido soñar a selecciones más débiles con el trofeo. Gales o Polonia sueñan hoy con ser la Grecia de 2004 o la Dinamarca de 1992, triunfadoras inesperadas.

Para ello, Gales superó a Irlanda del Norte en un partido que, post Brexit, resultó especialmente paradójico: dos naciones sin estado, que pertencen a un estado no europeo, jugando un europeo de naciones. Ganó Gales con gol en propia puerta de McAuley tras un peligroso centro de Bale, que es junto a Ramsey y Joe Allen lo que los diferencia de Irlanda del Norte. El equipo irlandés puso lo de siempre: empeño, fuerza, coraje y cero fútbol. Ganó el mejor.

Gales se verá las caras en cuartos con Bélgica, que completó su mejor partido del campeonato a lomos de Eden Hazard. El mediapunta del Chelsea se ha pasado un año racaneando en Stamford Bridge y ha llegado en gran forma a la Eurocopa. Vertical y rápido, Hazard guió todo el caudal ofensivo de su selección, que se adelantó con gol de Alderweireld en el minuto 10. La eterna aspirante no resolvió el partido hasta el cuarto de hora final con dianas de Batshuayi, Carrasco y el propio Hazard, ante una Hungría atrevida y que rozó el gol en alguna ocasión de Szalai. Los magiares se despiden con un carro de goles (0-4) y con el orgullo intacto.

Los octavos habían arrancado el día anterior con un emocionante Suiza-Polonia (1-1) que se decantó del bando polaco en la suerte de los 11 metros. Polonia fue mejor en los primeros 45 minutos, en los que se adelantó con gol de un decisivo Blaszczykowski, mientras que Suiza dominó tras el descanso e igualó el electrónico con el gol del torneo, obra de Shaqiri. El menudo futbolista suizo se inventó una chilena desde fuera del área que mandó el partido a la prórroga, donde el gran protagonista fue el cansancio. Los penaltis señalaron a Xhaka como villano y a Krychowiak como héroe.

Polonia peleará por un puesto en semifinales ante Portugal, que se deshizo de Croacia en uno de los partidos más rácanos del campeonato. Los croatas controlaron el balón, pero les faltó velocidad en el ritmo y echaron de menos a Modric, que realizó un partido gris. Mucho peor estuvo Cristiano Ronaldo, aislado en la punta de ataque de una Portugal que pegó el culo a Rui Patricio y trató de salir al contraataque. Lo mejor del partido sucedió en los minutos 116 y 117: Croacia encontró una rendija en la derecha, Brozovic puso un centro medido y Perisic remató al palo; en el rechace, Portugal tiró la contra y Quaresma cazó un rebote tras chute de Cristiano que despejó Subasic. Mala suerte para Croacia, una de las selecciones que mejor había jugado en la primera fase del torneo.