Noticias de la eurocopa 2012

Villa calma su ansia y Llorente el ímpetu escocés

Jose Antonio Sojo

La selección española, que ganaba 0-2 en Hampden Park, se dejó igualar el partido y tuvo que echar mano del delantero del Athletic, que volvió a resolver el partido.

Fernando Llorente celebra un gol con Joan Capdevila y Carlos Marchena Fernando Llorente otra vez dio el triunfo a España

El gol 44 de Villa, el que debía poner al asturiano a la altura de Raúl en el palmarés de goleadores históricos de la selección española, se estaba convirtiendo en una china en el zapato para la Roja. Afortunadamente, el dichoso tanto ha llegado en el último minuto de la primera parte del encuentro de clasificación para la Eurocopa 2012 ante Escocia, fruto de un penalti provocado por Sergio Ramos que el guaje transformó superando a McGregor, un muro hasta ese instante.

Decimos afortunadamente porque Villa llevaba algunas actuaciones en las que parecía demasiado ansioso con el tema del record, y con ello se estaba perdiendo un estado de forma de nuevo excepcional de la selección española, que ante Escocia volvió a desarrollar un fútbol sublime. Aunque parezca un pecado decirlo, la ausencia de Xavi ni se ha notado y nuevamente Cazorla, Silva, Iniesta y en especial Xabi Alonso han demostrado que el ‘tiki-taka’ está más que asumido como concepto global en este equipo.

Del Bosque ha optado en Glasgow por los mismos ‘jugones’ que el día de Lituania, pero en cambio no por la misma delantera, que entonces fue Villa-Llorente y que esta vez fue solo Villa, no sabemos si porque el propio seleccionador quería también que el asturiano ‘mojara’ lo antes posible para dejar así de hablar de su registro goleador. Sin embargo, ese retoque no perjudicó el buen juego de España, que rubricó su superioridad con el 0-2 obra de Iniesta en el minuto 55.

Los escoceses habían soltado alguna contra con cierto peligro y habían buscado colgar balones en cuanto se les presentaba la ocasión. Nada grave ni difícil de controlar si se estaba mínimamente atento. Ahora bien, si se estaba mínimamente atento, porque si alguien se relajaba en exceso y perdía la marca pasaría lo que pasó a la hora de partido, que Naismith aparecería por sorpresa para batir a Casillas.

El gol envalentonó a los chicos de Craig Levein que se soltaron el pelo y consiguieron que el partido entrara en un ritmo trepidante durante algunos minutos que encimo se vio aderezado con una dosis se suerte en el gol del empate, que se marcó Piqué en propia puerta. Hampden Park entró en un estado de locura transitoria que demostró que en fútbol el equipo peor dotado técnicamente tiene más opciones de lograr sus objetivos si su rival, aunque sea superior, se relaja antes de tiempo.

España entendió que había dado el duelo por concluido antes de tiempo y reaccionó. Y es que un 0-2 es suficiente en casi todos los campos, pero no en los del Reino Unido. El equipo de Del Bosque no tuvo problemas en recobrar el hilo de la película pues había jugado un fútbol de lujo durante casi una hora, y además mejoró enseguida su dibujo con la entrada de Llorente en punta. El seleccionador debería explicar la decisión de dejar al riojano en el banquillo tras su partidazo ante Lituania porque realmente resultó muy desconcertante…

Pero rectificar es de sabios, y Del Bosque sabe más que todos los que hablamos de sus decisiones. Así que rápidamente hizo calentar al ‘9’ del Athletic, quien no tardó ni tres minutos desde que saltó al césped en demostrar su estado de gracia y anotar el tanto de la victoria. Otra vez el gol era fácil, de empujarla, de estar en el sitio. Pero hay que estar ahí. Así metió Raúl muchos de sus 44 goles, esos que hoy ha alcanzado Villa y esos a los que tratará de acercarse lo más que pueda Fernando ‘corazón de león’ Llorente.