Noticias de la eurocopa 2012

Iniesta, el oxígeno de España

Alex Galera

El centrocampista del Barcelona salió en el segundo tiempo para desatascar el encuentro y para fulminar a China con desbordes de infarto y con su asistencia a David Silva, el autor del único gol de la noche.

Andrés Iniesta, durante el encuentro frente a China Andrés Iniesta, durante el encuentro frente a China

Tocó sufrir más de lo esperado en el último ensayo antes del debut de España en la Eurocopa frente a Italia. Y es que la China de José Antonio Camacho se plantó en La Cartuja con mucho orgullo y con ganas de poner en serios apuros a la vigente Campeona del Mundo.

Sin duda alguna, el cuadro oriental pudo dar la campanada con jugadas aisladas, pero el omnipresente Santo Casillas se apareció una vez más para frenar las embestidas de Zheng Zhi, el capitán chino, que pudo avanzar a los suyos hasta en tres ocasiones. A su vez, las ocasiones de La Roja en el primer tiempo se pudieron contar con los dedos de una mano.

Y es que Vicente del Bosque salió de inicio con tan solo dos futbolistas del Barcelona, Xavi y Busquets, un planteamiento que evidentemente afectó a la medular, puesto que la fluidez en el centro del campo fue más bien escasa hasta que dio comienzo el segundo tiempo. Precisamente, fue entonces cuando el técnico salmantino dio entrada a Andrés Iniesta, aquel jugador que fue decisivo en la final de Sudáfrica y que nuevamente ayer tuvo que cargarse al equipo a sus espaldas para cosechar un otra victoria frente a la 66ª selección en el Ranking de la FIFA.

El manchego apenas necesitó 45 minutos para desatascar un encuentro con muy poca historia hasta el momento. Nada más saltar al césped empezó a generar peligro con sus precisos pases y a abrir espacios con sus movimientos. Desbordó en velocidad en numerosas ocasiones y mediante su recital fue el encargado de activar y comandar el juego ofensivo de La Furia.

De hecho, de sus botas nació el 1-0 definitivo, aunque él mismo dispuso de dos oportunidades claras antes de regalarle a David Silva el gol de la victoria. Primero remató un balón tras una magnífica asistencia de Fernando Torres. El zapatazo, fuerte y elevado, lo atajó el meta Zeng Cheng con una genial intervención.

Escasos minutos después se inventó una jugada de mago que a punto estuvo de maravillar al mundo entero. Cogió el esférico fuera del área, se deshizo de un defensa por velocidad y luego dejó sentados a otros dos con un pequeño sombrero. Controló entonces con la zurda y empalmó con la diestra para estrellar la pelota en el larguero.

Y tras semejante obra de arte, el de Fuentealbilla cocinó una jugada de ensueño para que finalmente Silva lograra el único y decisivo tanto de la noche. Se hizo con un balón a escasos metros del pico del área, avanzó yardas, desbordó a la defensa y cuando ya rozaba la línea de fondo culminó un pase de la muerte preciso que el centrocampista del Manchester City envió al fondo de las mallas.

“Iniesta lo ha hecho muy fácil”, reconoció el canario tras el encuentro. Así es, ya que una vez más tuvo que acudir don Andrés al rescate de La Roja. De este modo, parece evidente pues que su presencia en la medular española será vital una vez más para afrontar el reto de la Eurocopa.