Noticias de la eurocopa 2012

España se lleva otro rapapolvo en Portugal

Jose Antonio Sojo

La selección española cae en Lisboa por un clamoroso 4-0 y continúa sin ganar ningún partido de envergadura desde que se proclamó campeona del mundo en Johannesburgo.

Puyol y Casillas lamentan un gol contra España España salió goleada de Portugal

La estrella que desde el pasado 11 de Julio luce en la camiseta de la selección española sigue sin recibir los honores que se merece. Desde Johannesburgo, España ha jugado tres partidos de exigencia, uno todavía de resaca en México (1-1), otro en el que le sacaron los colores (4-1 en Argentina) y ahora otro en Portugal que ha sido si cabe peor que los dos anteriores, con un 4-0 final que empieza a escocer de lo lindo.

La Roja ha jugado su peor partido desde que tocó el cielo en Johannesburgo, en una visita a Lisboa cuyo objetivo era promocionar la candidatura ibérica para el Mundial 2018… y, a poder ser, no perder más prestigio. La estrellita ya no nos la quita nadie pero tampoco conviene que su brillo se vaya apagando cada vez que alguien nos invita a jugar un amistoso. Básicamente porque los que juegan contra España ya no se toman los enfrentamientos como si fueran una pachanga más.

Portugal ha corrido más que España, ha presionado más que España y ha merecido más que España. Además, el fuerte de los lusos es el contraataque, de manera que desde que se pusieron por delante, al filo del descanso, disfrutaron como hacía tiempo que no podían. Incluso cantaban ‘olés’ desde la grada, bastante despoblada, por cierto. No es esa la mejor imagen de cara a la FIFA y a los que deben votar la candidatura hispano-portuguesa.

La tumba la comenzó a cavar Cristiano Ronaldo, sobreexcitado como en él es habitual pero también fino en el desborde y en el pase. De sus botas salió el tiro cuyo rebote aprovechó Martins para abrir la cuenta y de sus pies también brotó una de las jugadas de la temporada. Una carrera tremenda con recorte a Piqué para después pisar la pelota y levantarla de cuchara por encima de Casillas. Un golazo… que invalidó Nani rematando estúpidamente la bola un centímetro antes de que cruzara la raya de meta.

España quiso apretar tras el descanso pero las contras portuguesas iban a cien por hora, mientras algunos defensas españoles como Ramos replegaban al trote. Una recuperación con transición rápida la culminó Hélder Postiga de tacón y pocos minutos más tarde otra contra fulgurante de los locales la remató el mismo delantero del Sporting de Lisboa ante la desesperación de Casillas. El cuarto en el descuento, obra de Hugo Almeida, fue la puntilla que dejó a la Roja en el umbral de la vergüenza.

Lo más grave es que estos tres últimos tantos, por cierto, se produjeron ya sin Cristiano Ronaldo en el campo, ya que Paulo Bento decidió sustituirle en el descanso después de que el ‘crack’ del Madrid se quejara del tobillo tras una entrada de Busquets que, por cierto, tuvo su réplica segundos más tarde con otra tarascada que el merengue le tiró al culé sin llegar a engancharle de pleno. Algunos, además del Portugal-España, estaban ya jugando el Barça-Madrid.