Noticias de la eurocopa 2012

Casillas pone firme a la UEFA

Jose Antonio Sojo

El capitán de la ‘Roja’ mandó un mensaje a los dirigentes para que se preocupen de aspectos capitales dentro del juego, como el cuidado de los estadios.

Iker Casillas, capitán y portero de España Iker Casillas no quiso pasar por alto la imprudencia de la UEFA

Aunque el campo de Kaunas era una verdadera trampa para los tobillos y rodillas de los jugadores, lo cierto es que, afortunadamente, ninguno de los jugadores españoles y lituanos que tuvieron que verse las caras sobre el terreno de juego más impracticable que se recuerda en una competición UEFA debió lamentar daños. Además España ganó, de modo que lo normal hubiera sido que todo el mundo hubiera corrido un tupido velo y aquí no ha pasado nada.

Pero sí que pasó. Pasó que la UEFA obligó a los futbolistas a jugarse el físico en un momento crucial de la temporada, con los cuartos de final de la Champions League a la vuelta de la esquina, con la final de la Copa del Rey calentando motores, con las últimas jornadas de Liga echando chispas… De ahí que sea admirable que Iker Casillas, el capitán de España, no pasara de largo al término del partido y le mandara un serio mensaje a la UEFA.

“Que se juegue en un campo como éste es intolerable, no se puede permitir. En mi vida había visto una cosa igual. Los señores de la UEFA deberían hacer algo más que estar sentados en su despacho o preocuparse del color de las medias“, espetó el portero del Real Madrid, agregando: “Para el futbolista esto es un riesgo grande, para los de ambos equipos. Es una competición grande y campos así son inadmisibles”.

Menos contundente pero igualmente critico se mostró otro de los pesos pesados del vestuario de la Roja, Xavi Hernández, uno de los jugadores a quienes más perjudica un terreno en mal estado: “Este campo era todo arena. Que en el 2011 haya un campo así es triste para el fútbol”. Y remarcó: “Esto son temas de la UEFA y compañía, pero aquí no se puede jugar al fútbol”.

El estado del terreno de juego era impracticable y se sabía desde hacía días. Por suerte no hubo lesiones, el partido transcurrió sin contratiempos y, para postre, España ganó, pero eso no debía hacer olvidar a los jugadores que las condiciones eran indecentes. De ahí que resulte admirable que los capitanes hayan ejercido como tales y hayan denunciado lo que consideran que no se puede permitir. Independientemente del resultado. Más de un dirigente que pone el grito en el cielo cuando una injusticia le perjudica y se oculta cuando le favorece debería tomar nota.